Dieta Barf para perro

La dieta Barf se compone de un 60-80% de huesos carnosos crudos (huesos con carne y músculos) y un proporción variable de fruta y vegetales crudos, huevo y vísceras.

La dieta Barf es una dieta cruda para perros, que busca asemejarse lo más posible a la alimentación natural para la que su cuerpo está diseñado, mejorando la salud y disminuyendo la posibilidad de sufrir enfermedades.
Barf ( Biollogically Appropiate Raw Food, o Acba en español) es alimentar a los perros de la forma más adecuada por su naturaleza carnívora. De forma natural aporta los nutrientes necesarios para estar sanos y felices, si necesidad de aditivos artificiales.
Al contrario que los alimentos procesados para animales, la dieta Barf no está cocinada ni procesada, lo que mejora su digestibilidad. Además, al no someterse a las altas temperaturas de la comida industrial, no pierde valor nutritivo y no es necesario complementarla.
La alimentación natural basada en la dieta Barf no contiene cereales, difíciles de digerir para perros y gatos, y poco acordes con su naturaleza principalmente carnívora. La base de la dieta Barf es proteína de origen animal, complementada con verduras frescas y huevo, cubriendo todas las necesidades nutricionales de nuestros animales.
La dieta Barf nos acerca a la naturaleza del perro y mejora su salud y vitalidad, evitando el exceso de carbohidratos, la baja calidad de las proteínas de la mayoría de alimentos procesados, la carencia de omega 3 entre otros. De esta forma se reduce el riesgo de obesidad, problemas dentales, problemas de riñón y de articulaciones entre otros, así como un proceso de envejecimiento prematuro.
La alimentación natural cruda mejorará la vitalidad y energía de nuestro perro, aumentará su masa muscular, y disminuirá los problemas de infecciones de oídos, problemas de piel y el sarro.
Además, la dieta Barf puede influir mucho en el comportamiento de tu perro, siendo una importante fuente de motivación y estimulación mental.